lunes, 1 de abril de 2013

EL BOMBAZO





¡AQUÍ ESTÁ NUESTRO PERIÓDICO!

Comisión de Difusión – Nº 1 (Marzo 2013)

COMUNIDAD DE APRNDIZAJE “LA PRADERA” - ¡HACEMOS PIÑA CONTIGO!


ÍNDICE

1. Editorial
2. ¿Qué es una comunidad de aprendizaje?
3. Entrevista a Luis Torrego
4. Nuestro entorno: Valsaín.
5. Un paseo por la historia
6. ¡De nuevo premiados! ¡Nuestro belén!
7. Entrevista a Juan Carlos Benito
8. ¡De prácticas!
9. Carnaval… ¡Te quiero!
10. Fiesta Dulces Sueños
11. Entrevista a nuestra directora
12. Artículo de opinión
13. ¡Escapada a la nieve!
14. Artículo de opinión
15. Cruzadas
16. Mi cole
17. Efemérides
18. ¿Quién es quién?


EDITORIAL

¡Hola a tod@s! Bienvenidos a este, nuestro nuevo periódico, de la Comunidad de Aprendizaje “La Pradera” de Valsaín, “¡HACEMOS PIÑA CONTIGO!” y saludamos a todos aquellos lectores que estéis gastando un poco de vuestro tiempo en leernos.
Nacemos del trabajo y dedicación de los padres, madres, profesores, alumnos, alumnas y voluntarios de la Comunidad de Aprendizaje “La Pradera” del maravilloso pueblo de Valsaín (y decimos maravilloso, no solo por el entorno situado en plena sierra del Guadarrama, sino por sus gentes, que se han volcado como nadie para que este pequeño centro empiece a ser más grande) y gracias al nuevo rumbo que ha tomado el colegio, sobre todo, del curso anterior hacia acá. En este curso y medio han pasado muchas cosas, pero la principal, es que somos una escuela mucho más abierta a todas las personas que quieran participar en ella.
Más o menos, ya vamos conociendo todos en qué consiste esto de ser una Comunidad de Aprendizaje, las fases que intervienen en esta transformación… así que vamos a centrarnos en lo que queremos que suponga este periódico para todos los que estamos formando parte de este proyecto educativo tan ilusionante.
Como sabemos casi todos, una vez ya dejamos atrás la Fase del Sueño, creamos una serie de comisiones para intentar delegar diferentes funciones en distintos grupos de personas comprometidas, con el fin de que todo pueda funcionar de un modo más fluido en nuestra Comunidad de Aprendizaje. De este modo, a la comisión de difusión se le ocurrió que el lanzamiento de un periódico que pudiera llegar a todos los miembros de la comunidad educativa del centro, podría ser una buena idea para darnos a conocer un poco más (dentro y fuera de nuestro entorno más cercano), contando aquello que ocurra interesante en nuestro colegio, aportando información sobre comunidades de aprendizaje, realizando entrevistas, intentando alegrarnos un poco al leerlo… Y eso es lo que vamos a intentar hacer (esperemos que por mucho tiempo y durante muchos cursos) desde esta “redacción de profesionales perfectamente cualificados”.
Al igual que sucede con nuestra Comunidad de Aprendizaje, nos consideramos un periódico totalmente abierto y accesible a vuestras posibles aportaciones y opiniones, que seguro que nos hacen mejorar y progresar como publicación. Pretendemos que no nos quedemos simplemente en unos pocos números lanzados. Nuestro deseo es que este periódico dure muchos años y que todos los que colaboremos en él, un día futuro miremos atrás y podamos decir con orgullo a nuestros hijos, nietos y demás familiares que trabajamos concienzudamente para que pudiera salir adelante. Nos gustaría, humildemente, formar parte de esta Comunidad de Aprendizaje durante muchos cursos. Y con vuestra ayuda seguro que lo finalmente lo conseguiremos. No tenemos ninguna duda.
Por último, querríamos felicitar de antemano a toda la Comunidad de Aprendizaje por vuestra dedicación para que este proyecto funcione.
Y sin más preámbulos y esperando, no que os guste, sino que os encante y que sea un referente para toda la comunidad educativa, os dejamos disfrutar del primer número de este periódico.
¡HACEMOS PIÑA CONTIGO!


¿QUÉ ES UNA COMUNIDAD DE APRENDIZAJE?

Una de las metas que nos hemos propuesto con este periódico, es la de explicar en qué consiste ser una Comunidad de Aprendizaje. Así que vamos a intentar explicarlo para que la gente se vaya familiarizando más con este término.
El proyecto Comunidades de Aprendizaje se define como una alternativa que guía la transformación de situaciones de desigualdad educativa, en circunstancias en las que se generen oportunidades de aprendizaje para todos y todas.
En aquellos territorios en situación de exclusión social en los que el centro educativo ha tomado la iniciativa de transformarse en Comunidad de Aprendizaje, los cambios experimentados han rebasado los muros de la escuela, extendiéndose a transformaciones en la comunidad y en su territorio.
Las fases a seguir en este tipo de proyecto.
El proyecto de transformación en Comunidades de Aprendizaje se plantea como un proceso que se ha sistematizado en diferentes etapas o fases:
- La fase de sensibilización (o formación).
- La toma de decisiones (la decisión de transformación del centro).
- El sueño (qué escuela queremos).
- La selección de prioridades (qué aspectos de la realidad queremos cambiar), la planificación (plan de acción de los aspectos más relevantes
a cambiar) y la puesta en marcha (se inicia un proceso de innovación y experimentación planificado). El centro inicia el proceso de transformación en Comunidades de Aprendizaje en sí. Se constituyen diferentes comisiones de trabajo con la intención de abordar las actuaciones prioritarias. En estas
comisiones se abre las puertas a las familias, al personal no docente del centro, al profesorado y también a los actores sociales como la asociación de vecinos, los servicios sociales, el centro de tiempo libre del barrio…
La participación de la comunidad se constituye en el centro como eje, no únicamente de mejora de la convivencia, sino también en la mejora del rendimiento del alumnado. Referentes adultos del alumnado entran en las aulas, para participar en las actividades escolares de los estudiantes.
Medidas de éxito de las Comunidades de Aprendizaje.
En las aulas se realizan grupos interactivos. Esto consiste en organizar la clase en grupos heterogéneos y en cada uno hay una persona adulta que dinamiza y potencia el diálogo para que el alumnado resuelva conjuntamente la tarea. Cada quince o veinte minutos la persona adulta cambia de grupo, de forma que en una hora y media de clase los estudiantes han interaccionado con personas adultas diferentes al profesor y han realizado varias tareas. El voluntariado pueden ser familiares, ex alumnos, vecinos, estudiantes universitarios, personas jubiladas, etc. No es una actividad únicamente delimitada a personas con titulación académica, sino que se parte de que todas las personas somos sujetos capaces de acción y reflexión y que todos tenemos habilidades que enriquecen las interacciones en las que participamos. Los grupos interactivos son una de las formas de organización de las aulas que está obteniendo más éxito en Europa en la superación del fracaso escolar y los problemas de convivencia. La tertulia literaria es una actividad cultural y
educativa donde se reúnen las personas para compartir, leer y dialogar sobre un libro de la literatura clásica universal. A partir de un texto literario previamente acordado y haciendo continua referencia a los distintos párrafos del mismo, los participantes dialogan aportando sus interpretaciones, reflexiones, argumentos, y
también sus experiencias. Todas las personas pueden hacer sus aportaciones a partir de lo leído, lo que lleva a leer más. Esto, junto con el contraste de puntos de vista que se produce, provoca más aprendizaje. Las bibliotecas tutorizadas consisten en que las bibliotecas sean aprovechadas como lugar para interaccionar con otros compañeros, con algún adulto o voluntario, con el profesor… de manera que se conviertan en espacios de máximo aprovechamiento educativo, donde acudan los alumnos y alumnas, del centro o no, a estudiar, comentar dudas, leer, charlar sobre algún tema… Concluyendo, las Comunidades de Aprendizaje es una experiencia de transformación de un centro educativo, ya esté ubicado en una zona rural o urbana, que no necesita de recursos públicos o privados adicionales para conseguir éxito. Gracias a la reorganización de los recursos con los que ya cuenta el propio territorio mejoran, no sólo los resultados académicos del alumbrado del alumnado, sino también el contexto y la calidad de vida de las personas que viven en la zona. Para los niños el hecho de saber que muchas decisiones se han tomado con la participación de los padres también es una forma de entender la escuela y entender que no es una cosa externa con ellos, que participan todos, que hay una involucración muy fuerte de sus familias, y que quieras o no le dan más importancia al hecho educativo que de otra manera no tendría. Además, las prácticas educativas que se basan en el aprendizaje dialógico y que para ello desarrollan estrategias didácticas como los grupos interactivos, no sólo no comportan la segregación o la exclusión de los niños/as o adolescentes sino que posibilitan la transformación y la superación de estas dinámicas exclusoras.

ENTREVISTA A LUIS TORREGO

Hemos entrevistado a Luis Torrego, profesor de la Facultad de Magisterio de Segovia, con un gran conocimiento sobre Comunidades de Aprendizaje y que nos ha ayudado mucho para que este proyecto echara a rodar.
¿Qué aspectos positivos ve usted en este colegio para que salga adelante como Comunidad de Aprendizaje?
Considero que tiene todos los ingredientes esenciales para conseguirlo, para lograr la transformación de la escuela y de su entorno que es la finalidad de una Comunidad de Aprendizaje. Para concretar cito un par de esos principios: La participación del alumnado, de la familia y de la comunidad, - La participación del alumnado, de la familia y de la comunidad, realidad que he visto crecer día a día en el colegio. Este hecho genera una sensación muy grande de implicación, de pertenencia. Cualquiera que pase por el colegio se da cuenta de eso.
- Para conseguir esta transformación se están movilizando todos los recursos existentes y se mantienen una postura abierta a la colaboración con los diferentes organismos. El profesorado, a su vez, muestra una actitud absolutamente comprometida con el proyecto y con la colaboración dentro del aula.
Además, la colaboración con las administraciones de las que depende me parece muy positiva, así es que el horizonte se presenta muy favorable.
¿Cómo vio el colegio y cómo lo ve ahora? ¿Qué cambios se han producido?
Con anterioridad a este curso había visitado en muy pocas ocasiones el colegio, así es que no puedo dar detalles. Pero sí que puedo decir que la apariencia externa del colegio es ahora espléndida. Además de estar situado en un entorno lleno de belleza, el colegio tiene una apariencia muy acogedora y unas instalaciones muy adecuadas para realizar actividades, cuestión que incluso se refleja en la calidez de la estancia en ellas, sin el frío que se atribuye a la zona. Pero los cambios más fundamentales son los que no se ven a simple vista, como la ilusión de las personas que participan en esta transformación y el compromiso con la misma. No sé si esta enorme evolución se percibe con claridad por el profesorado, el alumnado y las familias, pero las cosas que ya se han realizado en este centro son realmente impresionantes.
¿Cómo entró usted en el mundo de las Comunidades de Aprendizaje?
Conocía el proyecto por haber leído sobre él, y, a la vez, resultó que mi director de tesis doctoral, el profesor Florentino Sanz (“Floro” para el que le conocía) había realizado algún trabajo de investigación con Ramón Flecha, impulsor de las Comunidades de Aprendizaje a través del CREA (Centro Especial de Investigación en Teorías y Prácticas Superadoras de Desigualdades) de la Universidad de Barcelona. Gracias a Floro entré en contacto con Ramón Flecha y con el CREA y, he tenido la suerte de participar en varios proyectos de investigación con ellos. Su trabajo se centra en el desarrollo de procesos transformadores de la realidad educativa y cuando he conocido y vivido la realidad de las Comunidades de Aprendizaje, he visto las grandísimas potencialidades del proyecto.
¿Qué le ha llamado más la atención de todas las Comunidades de Aprendizaje que ha visitado?
Hay muchas cosas que me han llamado la atención. La entrevista sería demasiado extensa si, únicamente, las enumerase y no entrase en detalles. Pero quizás las dos cosas que me han impresionado más sean estas:
Una, la confianza en los resultados educativos que iba a obtener su alumnado que vi en el profesorado y en las familias, especialmente en las gitanas, del Colegio Andalucía, del barrio de las Tres Mil Viviendas en Sevilla, Comunidad de Aprendizaje que visité con un grupo de estudiantes de Magisterio hace años, cuando estaban empezando como Comunidad de Aprendizaje. Era conmovedor oír hablar a las gitanas expresando su esperanza en la educación de sus nietos y nietas.
Dos, la participación de las familias en la fase de sensibilización o formación que llevamos a cabo en el colegio en el mes de septiembre. Sí, en el CEIP La Pradera. Quizás pueda parecer que lo diga por cumplir, pero no es cierto. Nunca he visto una cosa así, nunca pensé que pudiera haber tanta participación de las familias escuchando eso de los grupos interactivos o los principios del aprendizaje dialógico…y no sólo escuchaban, sino que preguntaban, exponían dudas… Desde ese momento se veía venir el potencial transformador de esta Comunidad de Aprendizaje.
¿Qué cree usted que puede diferenciar esta Comunidad de Aprendizaje de todas las demás?
Es muy evidente que lo que más la diferencia es el tamaño y la ubicación. Es la Comunidad de Aprendizaje más pequeña de España y estoy seguro de que es la que está situada en un entorno más bonito. Pero quizás otros rasgos no sean tan evidentes: la voluntad tan positiva del profesorado, el volumen de participación de las familias, la presencia virtual que empieza a tener esta Comunidad de Aprendizaje a través de Facebook, el incipiente blog o esta revista, la proyección que comienza a tener en la provincia –a mí me preguntan mis compañeros de la universidad por “Valsaín” y también me han preguntado maestras y maestros de otros colegios- y fuera de Segovia, pues también tengo colegas que han oído hablar de “Valsaín”. Creo que todas estas cuestiones, que constituyen los rasgos diferenciales del CEIP La Pradera, son fundamentales y muy valiosos.


NUESTRO ENTORNO: VALSAÍN

El valle de Valsaín se sitúa en un enclave singular, entre los puertos de Navacerrada y la Fuenfría, en la vertiente norte de la sierra de Guadarrama. Dicha sierra lo cubre por su parte este, y el cordal de La Mujer Muerta, por el oeste. Entre estos puntos se extiende el valle, con una longitud aproximada de 9 kilómetros y una anchura media de otros 6.
La altitud de la zona varía entre los 1100 metros de mínima y los 2125 de Siete Picos. Surcan sus tierras los ríos Eresma, Acebeda y Peces. Sus suelos son ácidos, con base en granito y gneis.
Existe una gran diversidad de animales, entre sus 10.672 hectáreas, de las cuales 7.622 son del Monte Pinar y el resto (3.046) del Monte Matas. Existen diferentes especies arbóreas, destacando el pino silvestre, también conocido como “pino Valsaín“. Entre los animales de este entorno destacamos las aves, que en próximos números iremos conociendo con más detalle. También conoceremos su vegetación más a fondo, sus ríos, su suelo y demás fauna. Deseando que os a haya gustado este primer número de nuestro entorno, os invito a leer el próximo, que seguro también será de vuestro interés.

UN PASEO POR LA HISTORIA

Corría el año 1450 cuando el Rey Enrique IV manda reforzar el torreón de caza de su padre Juan II y delimitarlo con vallas. Se dice que incluso guardaba dentro de los límites de sus bosques animales exóticos, como elefantes.
El siglo XVI es fundamental para el palacio, ya que el rey Felipe II se fija en Valsaín y proyecta el palacio “La Casa del Bosque”. Los arquitectos Luis de Vega y Gaspar de Vega se encargan de realizarlo, poniendo un especial empeño en la explotación cinegética y maderera para las obras reales.
Tras la muerte del monarca, España y, por supuesto, Valsaín sufren una gran decadencia, que culmina con el incendio en el año 1686, reinando Carlos II.
Ya en el reinado de Felipe V, el monarca compra parte del bosque a la ciudad de Segovia, con el propósito de hacer una réplica de su Versalles natal. El palacio de Valsaín se utilizará como taller para las esculturas del palacio de La Granja. Tras varios litigios entre la ciudad de Segovia y la corona, el rey Carlos III adquiere por real decreto de 28 de junio de 1761, los terrenos del bosque de Valsaín, argumentando el enorme deterioro y la mala conservación que sufren sus pinares. Segovia por su parte consigue reservarse los derechos de pastos, leñas muertas y secas, aguas corrientes y estanques.
A lo largo de los siglos XIX y XX, siguen las reivindicaciones para aprovechamiento por parte de Segovia, sumándose a estas, San Ildefonso y su pedanía Valsaín, desde su constitución en el año 1810.


¡DE NUEVO PREMIADOS! ¡NUESTRO BELÉN!

Hace un par de años, surgió desde el colegio la idea de participar en el Concurso de Belenes de la Diputación Provincial. Preparamos un belén con elementos propios de nuestros paisajes, como piñas, castañas, bellotas… y obtuvimos la recompensa de ser premiados.
Pero este año, con más tiempo, decidimos preparar algo diferente a todo lo que creemos que se había visto en este tipo de concursos. Los profes nos dieron la idea de hacerlo con capsulas del café. Nos pareció buena idea y decidimos hacer un taller con los niños, padres, madres, voluntarios… No sabíamos cómo hacerlo, andábamos un poco perdidos, pero gracias a la hermana de una mamá del cole que nos fue dando ideas de cómo hacerlo, íbamos teniendo un montón de ideas. El taller lo empezamos en octubre y lo terminamos a primeros de diciembre.
Ganamos el primer premio de nuestra zona y así también pudimos concursar en la fase provincial, en la que no tuvimos tanta suerte. Pero no nos podemos quejar, para nosotros está muy bien el premio conseguido.
Empezamos yendo un día a la semana, pero acabamos yendo varios días por semana, porque veíamos que no nos daba tiempo a tenerlo. Hemos invertido mucho tiempo, pero ha valido la pena.
Todo no ha sido trabajar, también hemos preparado buenas meriendas, nos llevamos una cafetera de cápsulas para no quedarnos sin ellas (aunque la gente nos ha dado un montón). Nos lo hemos pasado muy bien, para qué vamos a mentir.
A los niños, lo que más les gustó fue ir echando la tierra e ir colocando las figuras que íbamos teniendo.
Todos hemos disfrutado haciendo el belén, pero el día que lo estuvimos desmontando nos dio mucha pena. Muchas gracias a todos por vuestra colaboración y esperamos que os haya gustado.


ENTREVISTA A JUAN CARLOS BENITO (ANTIGUO ALUMNO)

Entrevistamos a Juan Carlos Benito, vecino de Valsaín y padre de alumnos que estudian en la Comunidad de Aprendizaje “La Pradera”.
¿Qué ha significado para ti estudiar en el colegio de tu pueblo?
Lo mejor fue estar en mi pueblo sin tener que ir a la Granja o a Segovia. La comodidad de estar a un paso de la escuela, el poder ir solo con mis hermanos y mis amigos sin la necesidad de ir con mis padres.
¿Antes también estaban los cursos juntos?
Sí, siempre han estado así, y no pasa nada. Los que quisieron seguir estudiando lo han hecho y otros no quisimos continuar, pero no fue por el hecho de estar los cursos juntos.
¿En qué ha cambiado el colegio?
En muchas cosas. En la manera de educar. Ahora los chicos salen mucho más preparados que antes.
También ha cambiado en los castigos. Cuando nosotros nos portábamos mal había una profesora que nos daba con la regla en la mano y otro nos cogía de las patillas y nos subía para arriba y nosotros decíamos “no voy a colgarme de las canastas”. Puedo contar un montón de anécdotas de momentos que pasábamos
y de cosas que hacíamos. Teníamos estufas de leña, cerrábamos el tiro y se llenaban las clases de humo para irnos a casa. Algún día lo conseguíamos, pero muchos no. Cuando nevaba nos íbamos a jugar debajo del puente al hockey. La verdad es que el colegio ha cambiado mucho para mejor. Mis hijos me preguntan muchas veces “papa, ¿cuándo tú eras pequeño, en qué grupo estabas… en el azul, en el amarillo, en el rojo…?”, y yo les digo que cuando iba al cole no había grupos, que era distinto y que estábamos juntos en clase pero de distinta manera (no sé si mejor o peor). Pero lo que veo con mis hijos es que aprenden un montón y que estoy súper orgulloso de que puedan estudiar en el colegio del pueblo, en el mismo que estudió su padre.

¡DE PRÁCTICAS!

Antes de comenzar mi relato creo conveniente presentarme. Me llamo Patricia Martín, soy una antigua alumna del Colegio CEIP “La Pradera” y en la actualidad estoy estudiando 3º de Magisterio en el Campus Público María Zambrano de Segovia.
Hace aproximadamente dos meses hice mis prácticas de la carrera en este colegio y solo se me ocurre una palabra para definir la experiencia vivida: ENRIQUECEDORA.
Realizar las prácticas en este colegio me ha traído muy buenos recuerdos. Imagínese el lector qué sensación cuando entro, veinte años después, en la clase de infantil y me viene a la mente mi época de “encargada de la cocinita” o aquellos recreos llenos de historias inventadas y, como escenario de fondo, la mítica “caseta blanca”. Podría contar muchas vivencias de mi paso por este colegio pero solo quiero dejar constancia de que he sido muy feliz en él.
La Comunidad de Aprendizaje “La Pradera” es un centro singular, un colegio para todos, grandes y pequeños. Una escuela donde la implicación por parte del profesorado y del AMPA es admirable, donde, día a día, se lucha por la formación integral de todos sus alumnos, atendiendo a sus necesidades específicas y con una enseñanza personal e individualizada que supone un privilegio que hoy en día se está perdiendo en las escuelas públicas españolas y más, aún, con las nuevas propuestas del Gobierno de ampliar el ratio de alumnos a treinta.
La escuela de Valsaín ofrece una educación de calidad, de hecho es uno de los centros distinguidos muy especialmente por su Plan de Calidad 2011-2012.
Desde septiembre del año 2012 esta escuela está constituida como una de las cuatro Comunidades de Aprendizaje que existen en Castilla y León. A grandes rasgos, una Comunidad de Aprendizaje es un proyecto de transformación del centro y en donde la implicación de los padres es fundamental. Este proyecto, que se desarrolla en varias fases, en la actualidad se encuentra en la fase de “selección de prioridades”.
Puedo afirmar que esta escuela es una fuente inagotable de iniciativas, recursos, proyectos, ideas…
Durante mis casi tres meses de prácticas se ha llevado a cabo una amplísima gama de actividades en el centro: clases de educación física realizadas en la piscina climatizada de La Granja, clases impartidas en inglés y francés, psicomotricidad en Infantil, organización semanal de grupos interactivos donde los alumnos son protagonistas de su propio aprendizaje, poniendo en marcha técnicas como el habla exploratoria, narraciones de cuentos e historias semanales por voluntarios (abuelos, padres, tíos..), salidas al campo para aprender disfrutando de la naturaleza, de su ecosistema privilegiado…
Creo que el Colegio CEIP “La Pradera” es un modelo a seguir y el colegio que todos los padres desearían para sus hijos. Me gustaría que esta realidad tuviese una mayor proyección social y fuese conocida por todas las familias del entorno para que más niños puedan disfrutar y beneficiarse del enriquecedor y singular proyecto educativo que aquí se está llevando a cabo.
PATRICIA MARTÍN



CARNAVAL… ¡TE QUIERO!

La semana de Carnaval, es una semana de no parar. Quítate los esquíes, las botas… para ir corriendo al desfile de los niños por el pueblo, o para enterrar a la sardina. “¡Qué estrés!”, pensará más de uno o de una… Pero a los más pequeños les encanta este ritmo de vida con actividades de este tipo.
Pero en el colegio, el día grande lo celebramos un poquito antes de que “oficialmente” comiencen los Carnavales, concretamente el último viernes de la semana anterior a esos eventos. Realmente se empieza a preparar con mucha más antelación. Y es aquí cuando entran en acción las madres, los padres, los hermanos y hermanas… de nuestro alumnado. Sin ellos no hubiera sido posible realizar un desfile tan genial como el que pudimos hacer por algunas de las calles más cercanas al colegio.
Desde el claustro de profesores teníamos que proponer un tema alrededor del cual buscar diferentes disfraces para los niños y niñas del cole. ¿Animales?, ¿el mar?, ¿más dulces y golosinas?... No… ¡El circo! Y ese fue el contenido elegido por nosotros. Así que nos pusimos manos a la obra. Nuestra maestra preferida de Infantil (si hubiera más, también sería nuestra preferida, que quede claro) quería que cada niño fuera disfrazado de una cosa, pero los demás profes también pensamos en que los padres y madres tal vez se acordaran de parte de nuestras familias. Así que finalmente repartimos un poco los disfraces entre todos los alumnos. Teníamos que hacer disfraces de algunos animales (como elefantes, tigres, leones…), de la gente que actúa en el circo (magos, domadores, trapecistas, forzudos, majorettes, payasos, el director de pista…) e, incluso, de la carpa del propio circo.
Aunque, claro, en estos momentos de crisis, tenemos que hacer todos estos disfraces con nuestras manos y con materiales que no sean excesivamente caros. ¡Y con bolsas de basura grandes y de colores, quedan fenomenal!
Se echaron horas y horas de trabajo, para confeccionarlos a partir de otros vistos en Internet y a partir de las fantásticas ideas de los que los elaboraron. Así que, utilizando bolsas de basura, fabricamos unos disfraces mucho más que dignos. ¡Ahora serán otros colegios, otros profesores y otros padres, los que nos busquen por Internet para fijarse en nuestros disfraces y así copiarnos!

Y lo mejor de todo, es que en el desfile no participamos sólo los profes y los alumnos y alumnas. No. Las que más ganas tenían de disfrazarse eran las madres (y algún padre), que nos siguen demostrando que son parte fundamental para que todas estas ideas salgan adelante. Cierto es que las calles por las que desfilamos no estaban repletas de gente precisamente, pero eso fue lo de menos, porque para pasarlo bien sólo nos hizo falta disfrutar del trabajo previo, plasmado en unos preciosos disfraces de leones, magos, bailarinas, forzudos, carpas, payasos… Incluso salió el Sol a última hora, rompiendo todos los pronósticos meteorológicos. ¡Una señal más, de que todo está saliendo estupendamente!
¡Gracias a todos!


FIESTA DULCES SUEÑOS

Después de la Fase de Sensibilización y después de tener nuestro primer contacto con el Proyecto de Comunidades de Aprendizaje, nos decidimos a comenzar nuestra difusión como Comunidad a través de la Fase del Sueño.
Comenzamos buscando una idea mediante la cual la gente pudiese expresar sus sueños y compartirlos con nosotros. Para ello repartimos a todos los alumnos y a toda la gente que quiso colaborar, diferentes dibujos de dulces donde pudiesen escribir sus mayores deseos para el colegio con los que decoramos las aulas pegándolos por las paredes.
Durante el proceso para organizar la fiesta y que todo quedase perfecto realizamos un lipdup gracias a la colaboración de Alto Contraste (Rubén Francisco) y una presentación de fotos de todas las actividades que se estaban realizando en el colegio.
Informamos en la Radio (con la colaboración de Alfredo Matesanz), en el periódico, el Adelantado de Segovia (gracias a Jesús Martínez) y en Televisión CyL (gracias a Héctor Sansegundo), de lo que pretendíamos conseguir embarcándonos en este ambicioso proyecto e invitamos a todo el mundo interesado a conocerlo.
Con todos los medios de difusión y el boca a boca de la gente conseguimos crear una fiesta espectacular en donde disfrutamos enormemente, acompañados de toda la gente que quiso asistir.
Comenzamos la fiesta con una introducción de nuestra directora (Azucena Jiménez) y nuestro formador como Comunidad de Aprendizaje (Luis Torrego profesor de la Universidad de Valladolid). A continuación proyectamos el lipdup grabado días antes, seguido de una presentación fotográfica donde mostramos nuestro nuevo logo y eslogan del colegio (gracias a Sara Martín de Dándolevueltas).
A continuación hicimos un pequeño descanso para poder ver el colegio, escribir sueños, ver nuestro belén, comprar materiales hechos por los niños, como jabones o fimo, tomar un chocolate (gracias a Ventorro Jauja), y para que tanto niños, como mayores, pudiesen disfrutar de diferentes talleres (aprender a realizar globoflexia, pintarse la cara o tocar un instrumento de percusión).
Después se dio paso a diferentes actuaciones como la del grupo flamenco "Canela en Rama", con la que todos pudimos bailar unas sevillanas y disfrutar de su música y su cante. Más tarde apareció El Mago "Iván Asenjo" que nos hizo reír y consiguió que pequeños y mayores colaborasen en su espectáculo.
También pudimos disfrutar de la actuación musical de algunos componentes del grupo "Estrella2", que interpretaron algunas canciones de actualidad.
Y finalizamos con un baile flamenco de antiguas alumnas del colegio (además de su profesora) y con la despedida de los más pequeños del colegio agradeciendo a todos los allí presentes su asistencia y colaboración.
Fue una fiesta con mucho éxito, ilusión y emoción, llena de esperanza y ganas de seguir adelante entre todos abriendo las puertas a quienes quieran participar con nosotros.

ENTREVISTA A NUESTRA DIRECTORA, AZUCENA JIMÉNEZ YUSTE

Hemos hablado con Azu, nuestra incombustible directora, para saber cómo nos hemos embarcado en esta transformación a Comunidad de Aprendizaje.
¿Cómo surgió la idea de la Comunidad de Aprendizaje?
En primer lugar, porque el curso anterior se intentó que el colegio fuera bilingüe, y no pudo ser, habían cambiado las normativas y nos pedían a todos el nivel B2 y era imposible conseguirlo.
Se hizo una autoevaluación al centro y salieron unas calificaciones muy altas (la peor fue en el área de recursos y aun así la nota fue de 7’86). No nos podíamos conformar con esto. Entonces surgió la idea. El curso anterior ya habíamos formado muchas comisiones con los padres para hacer distintas cosas en el centro como poner cortinas, pintar vallas, pintar el suelo, el huerto... Existía confianza y participación por parte de los padres y los profesores y teníamos que intentar sacar el cole adelante con más matriculas.
Yo había hecho un curso sobre Comunidades de Aprendizaje, conocía el proyecto , había leído cosas y en definitiva, me pareció que podía encajar bien con nuestro cole. Lo comenté con los profesores, les gustó la idea y lo comunicamos a los padres. Ninguno sabíamos qué era exactamente, pero todos decidimos llevarlo para adelante.
Además, ha habido una buena respuesta de la Diputación Provincial y de la Junta, eso nos ayuda mucho. También he de decir que somos el primer colegio de Segovia y de la provincia y el segundo de Castilla y León en hacer esto.
Profesores, padres y voluntarios hicimos un curso para saber cómo funcionaba una comunidad de aprendizaje. Vinieron varias personas para enseñarnos. Entre ellos, Luis Torrego, que nos está ayudando mucho para sacar adelante este proyecto.
Y a día de hoy, todas las semanas se llevan a cabo en todos los cursos los Grupos Interactivos y en segundo y tercer ciclo, las tertulias literarias.
¿Qué son los Grupos Interactivos?
Es una reorganización del curso en la que se agrupan a los niños de forma heterogénea. Están con un adulto que no tiene por qué saber hacer la actividad, sino apoyar a los alumnos para que sepan hacerlo entre todos y sepan trabajar en grupo. Entre ellos saben organizarse y ayudar al que no lo sabe hacer.
¿Qué ventajas e inconvenientes tiene un colegio pequeño?
Ventajas, muchas: un trato muy cercano con los padres y los alumnos, que permite proponer muchas actividades. También, podemos seguir e, incluso, ampliar nuestro currículum. Además, el número de alumnos por aula hace que sean como clases particulares. Permite subir el nivel académico y ampliar más el curso, ampliar más conocimientos.
Aunque también tenemos algunos inconvenientes: si el número de alumnos fuera un poquito mayor, a la hora de hacer los grupos interactivos, nos permitiría juntar menos cursos, y se podrían hacer actividades diferentes y más a menudo.
¿En qué tipo de colegios has estado?
He estado en todo tipo de colegios. Colegios grandes, más pequeños, cómo directora de un CRA (Centro Rural Agrupado, que tiene varios colegios de la zona a su cargo)… Pero lo que más me gustan son los colegios pequeños como este, porque hay un trato muy cercano con los niños, con los padres y puedes dar muchas ideas. Esto no lo digo sólo como educadora sino también como madre ya que al curso que viene voy a traer aquí a mis hijos.

ARTÍCULO DE OPINIÓN

La primera vez que oí hablar sobre las Comunidades de Aprendizaje fue en el mes de Septiembre de este mismo curso, cuando la directora del colegio nos habló del curso que se había organizado para la formación del voluntariado que quisiera formar parte de este proyecto tan singular. Aquí apareció mi gran curiosidad por este tema. Realicé el curso con los padres, algunos abuelos, profesores y demás voluntarios. Estaba muy contenta por volver a “entrar” en el colegio de nuevo.
Me llevé una gran sorpresa cuando, al empezar mi carrera de Magisterio, el tema de Comunidades de Aprendizaje aparecía en todos los lados de la universidad; se pedían voluntarios, diversos trabajos, ideas para las actividades de los grupos interactivos…
Hay gente que piensa que estar juntos los cursos por ciclos, puede ser algo negativo para nuestra enseñanza, y puedo decir, por experiencia propia, que esto no es así. Más bien, todo lo contrario. Cuando yo estaba en el curso inferior del ciclo, también atendía a esa explicación del profesor, y al año siguiente me acordaría algo más de aquello que me explicaron y esto no me resultaría tan complicado de entender, ni me sonaría a “chino”. Por ejemplo en 6º de primaria estaban dando la división con decimales y yo, estando en 5º, también me enteraba de eso. Y, por otra parte, si cuando te toca ser “el mayor”, explican al curso inferior al tuyo, te sirve como un pequeño repaso de lo que ya sabe uno. En definitiva, el estar en un grupo reducido de alumnos, de dos niveles puede ser muy positivo, y verse muy reflejado, de forma positiva, en los resultados académicos. Es más, en nuestra Comunidad de Aprendizaje, hoy día, cuando se realizan los grupos interactivos, se mezclan alumnos y alumnas de los diferentes cursos para realizar las distintas tareas.
Como os digo, en este colegio, las clases son prácticamente individualizadas, ya que es un colegio pequeño, pero esto es un privilegio. Cuando un alumno hace un gesto extraño, el profesor ya sabe qué le pasa a este niño. ¡Somos una piña!
Además, estoy muy contenta, ya que para las fechas de mis exámenes podré estudiar en la biblioteca en la que, cuando era niña, iba a ver películas o a dar una clase de informática. ¡Por fin hemos conseguido la calefacción en el edificio de la parte de abajo! Por lo que hemos conseguido tres clases más, entre ellas una biblioteca, formada por un aula de ordenadores y una sala de estudio.
Y ya, para acabar, os puedo asegurar que participar en este proyecto desde el colegio, desde mi casa o desde la universidad, me resulta una experiencia fascinante.
MIRIAM MOLINA


¡ESCAPADA A LA NIEVE!

Año tras año, se acercan los Carnavales, y con ellos, la Semana Blanca, que, como siempre, resultó ser una de las más esperadas y anheladas por los niños y niñas del cole. En mis tres años como maestro en este centro, nunca hemos faltado a la cita con la nieve en los días de Carnaval. Y con lo que escasea en algunos inviernos, podemos decir que hemos tenido suerte de poder acudir sin falta a esta cita con el Puerto de Navacerrada.
Además, creo que podemos considerarnos unos afortunados, por poder practicar estos deportes de invierno a tan pocos minutos de casa. Vosotros y vosotras estaréis más que acostumbrados, pero, desde mi experiencia, os puedo asegurar que uno no se da cuenta de que tiene la sierra y la montaña tan cerca y tan a mano, hasta que no tiene una relación más cercana con un pueblo como éste. A diez kilómetros de Valsaín los bebés no vienen con esquíes y bastones bajo el brazo, como aquí (aunque no sé si vendrán con bastones tampoco, porque es lo primero que les quitáis para que aprendan a deslizarse).
Estas semanas blancas han sido las primeras de mi vida (gracias al “permiso” que mis compañeras me dan para acudir con el alumnado, los padres y madres). Nunca había estado tanto tiempo en contacto con la nieve (sobre todo, mi culo y mis rodillas el primer año). El primer curso que tuve la oportunidad de subir a esquiar, los niños y niñas tenían muchas posibilidades de reírse de mí y yo tenía mucho más miedo a caerme y a “hacer el ridículo” delante de ellos, pero poco a poco eso ya no va siendo así. Aunque a mí me sorprendió muchísimo lo bien que se les da este deporte a los más pequeños. Es alucinante cómo y con qué poco miedo se tiran por las pistas. ¡Da gusto verles!
Este año no comenzamos con muy buen pie la semana. El lunes subí al cole a la hora señalada, todo equipadito y me encontré con otras madres y niños, también vestidos con sus trajes de esquiar… jugando en el patio del colegio con la nieve. No pudimos subir por culpa de la que había caído aquel día.
Así que tuvimos que aguantar hasta el martes, para estrenarnos con los esquíes y hacer nuestras primeras (nerviosas e inseguras en algunos casos) bajadas. El estado de la nieve acompañaba, pero el día que hacía, no tanto. El termómetro marcaba unos siete grados bajo cero y la niebla hacía acto de presencia, dificultando el esquí de los que nos encontrábamos en las pistas y la espera de las madres que esperaban al pie de las mismas (aunque al parecer iban bastante bien equipadas en cuanto a ropa y alimentos). Aún así, pudieron más las ganas de disfrutar de este deporte, así que no nos quedó más remedio que abrigarnos todo lo que pudimos.
La jornada del miércoles fue muy parecida a la del martes, aunque con el añadido de tener que soportar una niebla aún más densa que la del día anterior, con lo cual, la visibilidad descendió, por muchas gafas de ventisca que lleváramos. De nuevo, el momento de quitarnos las botas y saborear la comida/merienda fue glorioso, probablemente de lo mejor del día.
Por fin llegó el sol y, con él, el buen tiempo. “¡Vaya día bueno para esquiar!”, pensamos algunos de nosotros. Y, efectivamente, así fue, ya que pasamos incluso calor. Ya casi se nos había olvidado que “El Telégrafo” estaba lleno de árboles.
De este modo, y con otro día realmente agradable para la práctica del esquí, llegamos al viernes, última jornada de la Semana Blanca. Y con la apertura de las pistas de “La Bola del Mundo” y “Guarramillas”, pusimos un broche perfecto a la Semana Blanca 2013, ya que pudimos disfrutar de varias bajadas por ellas, que presentaban un estado casi perfecto. Además, nuestros más pequeños ya pudieron salir de la pista de aprendizaje y bajaron por “El Telégrafo”. Cierto es que el número de padres, madres, cámaras, espontáneos… superaba con creces al número de niños, pero aún así, a pesar de la multitud y la marabunta, pudieron esquiar como “auténticos profesionales”, según Darío. ¡Gran final, sí señor!
Aunque en la Semana Blanca, no todo es esquiar. Por ejemplo hemos podido comprobar la rica gastronomía local, en forma de bocadillos y sándwiches. Desde embutido, hasta filetes, pasando por cremas de cacao y deliciosas tortillas de patata. Se comenta que alguien vio a Arguiñano tomando nota de estas maravillas culinarias.
Estos secretos tan bien guardados, bien lo esconden nuestras madres en esas mochilas que portan, a pesar del frío, la niebla, el viento y la nieve. La gente se pregunta cómo pueden aguantar (y disfrutar incluso) en tales condiciones. La respuesta debe estar en dichas mochilas, muy similares al bolsillo de Doraemon y en los chocolates calentitios que preparan, con algún ingrediente un poco más secreto, parece ser.
Y, por supuesto, también tenemos tiempo en el autobús para repasar los grandes éxitos de las excursiones y salidas extraescolares. Los “hits” que más triunfaron fueron los siguientes:
- En el número cinco, una canción aún indescifrable por mí, que comienza con algo así como “Tusambá de virivita…”, que nuestros alumnos de tercer ciclo han importado del CRIE. Ni el “Gangman Style”…
- En el cuatro, encontramos la canción de “El Bombero”, que debía ser muy “tiritirititero”. Todo un clásico.
- En el número tres, “Una, dos, tres sardinas…”, que nos habla de la escalofriante historia de estos pececillos y sus problemas de ludopatía.
- En el número dos, el incomparable himno del pueblo: “Qué lindo es Valsaín”. Se podría resumir con estos dos ideas: el autobús en pie y la carne de gallina de los allí presentes.
- Y en el número uno, la que se ha consolidado como indiscutible canción del invierno, la que más está pegando en todos los autobuses de medio mundo… “En el patio del colegio”. Una tierna historia de amor, entre dos personas, en la que el primero (el que escribe, en el 90% de las ocasiones) llena el colegio de lágrimas, ante la ausencia de su ser querido.
Eso sí, los niños y niñas de La Granja que nos acompañaban se fueron asustados, y no creo que hicieran mucho para ello. Pobrecitos… creo que el próximo año no repiten.
De este modo hemos resumido, a muy grandes rasgos, una semana que sirvió para pasar mucho frío, para pasárnoslo muy bien y para que los padres y madres durmieran mejor que en todo el año, con sus hijos sin dar guerra por las noches, derrotados después de esquiar por el día.
De este modo hemos resumido, a muy grandes rasgos, una semana que sirvió para pasar mucho frío, para pasárnoslo muy bien y para que los padres y madres durmieran mejor que en todo el año, con sus hijos derrotados después de esquiar.
¡Hasta el año que viene!

ADEMÁS:

¡¡ VISÍTENOS EN FACEBOOK!!






COMISIÓN DE DIFUSIÓN:

RAÚL BLÁZQUEZ
YOLANDA HERRANZ
ALEJANDRO MARTÍN
MIRIAM MOLINA
MARÍA PEINADOR